Reflexoterapia: ¿Para qué sirve y cuáles son sus beneficios?

Reflexoterapia: ¿Para qué sirve y cuáles son sus  beneficios?

La reflexoterapia es la práctica de masajes a ciertos puntos de los pies y manos con el fin de liberar la tensión existente, así como para tratar ciertas enfermedades.

Hace 5.000 años, en China y la India la Reflexoterapia se utilizaba como un tratamiento habitual basado en los puntos de presión. De hecho, las tribus indias de América del Norte conocían la relación entre los puntos reflejos y los órganos internos y utilizaban esta información para tratar enfermedades.

Conociendo de cerca la Reflexoterapia

La Reflexología ayuda al cuerpo a funcionar óptimamente en todo momento, lo que se puede lograr después de varias sesiones. La quiromasajista María Carrión subraya que el número de sesiones de Reflexoterapia depende de los problemas de salud de cada persona, el tiempo transcurrido desde el inicio de cada enfermedad, su estilo de vida y muchos otros factores.

Qué persigue la Reflexología?

  • Normalizar la actividad corporal.
  • Eliminar tensiones.
  • Reducir los efectos del estrés.
  • Favorecer las actividades nerviosas.
  • Mejorar la circulación sanguínea.

La adopción de la Reflexoterapia en pies y manos ayuda del siguiente modo:

  1. Prevención. Ciertas áreas del cuerpo duelen antes de la manifestación de la enfermedad. A través de la Reflexoterapia podal y manual, la función del órgano en cuestión puede normalizarse antes de la aparición de los síntomas clínicos.
  2. Tratamiento. La Reflexología puede actuar de forma independiente, sin la administración de un tratamiento alopático, o en la mayoría de los casos, el masaje reflexogénico se puede utilizar para complementar la atención médica. En la mayoría de los casos, las dosis de medicina están disminuidas o reducidas notablemente, a veces permitiendo su eliminación completa (insomnio, migraña, inestabilidad emocional, ansiedad, depresión, diabetes, trastornos renales y hepáticos, hipertensión, reumatismo, osteoartritis, etc.)
  3. Relajación y mantenimiento. Los masajes basados en la Reflexoterapia ayudan al cuerpo a recuperar su equilibrio, que a menudo se han podido ver afectados en momentos de esfuerzo y tensión excesiva. Un programa de Reflexología con un mantenimiento regular servirá como técnica contra el estrés y puede prevenir la aparición de nuevos trastornos.

La Reflexología en pies y manos es una práctica holística que ve al cuerpo humano como un todo, siendo una práctica completamente inofensiva que se ha practicado durante miles de años, y que es adecuada para pacientes de todas las edades. No se recomienda durante el embarazo, trombosis avanzada y tromboflebitis, micosis y dermatitis, trastornos cardíacos graves, infecciones, ya que estos últimos necesitan medicación.
 

¿Qué patologías y dolencias pueden ser tratadas con Reflexoterapia?

  • Estrés, migrañas, vértigo, fatiga crónica, inestabilidad emocional, depresión, ansiedad, ataques de pánico.
  • Cervicalgia y trastornos de la columna vertebral: la ciática lumbar, ciática, espondilosis, cifosis, reumatismo, artrosis, artritis, etc.
  • Trastornos endocrinos: tiroides, paratiroides suprarrenal (pérdida de calcio), regulación de la menstruación, trastornos de la menopausia, la osteoporosis, disfunciones sexuales (impotencia, frigidez, etc.), trastornos metabólicos, obesidad, diabetes.
  • Trastornos digestivos: gastritis, enterocolitis, colitis, úlceras, reflujo esofagitis, estreñimiento, hemorroides, hinchazón, etc.
  • Trastornos hepatobiliares: litiasis biliar, la hipercolesterolemia, la bilis, etc.
  • Trastornos renales: litiasis, prostatitis, edema (hinchazón de los pies), etc.
  • Trastornos circulatorios: hipertensión, arteriosclerosis, la gota y las manos frías.
  • Problemas ocasionados para la práctica deportiva: calambres musculares, contorsiones, dolores de espalda, inflamaciones de los tendones, bursitis, etc.

Beneficios de la Reflexología

  • Reducción del estrés: Cuando estamos estresados, las defensas de nuestro cuerpo se descomponen y se vuelven más susceptibles a la enfermedad. La Reflexología Podal reduce el estrés mediante la generación de una profunda relajación, ayudando al cuerpo a equilibrarse a sí mismo y permitir que la energía curativa fluya.
  • Mejora la circulación: La sangre debe fluir libremente por todo el cuerpo para el transporte de oxígeno y nutrientes a todas las células y la eliminación de los productos de desecho del metabolismo y otras toxinas. Al reducir el estrés y la tensión, la Reflexología en pies y manos permite que los vasos cardiovasculares lleven a cabo el flujo de sangre fácilmente.
  • Mejora la función de los nervios: Al estimular a más de 7.000 los nervios en los pies, la Reflexoterapia estimula la apertura y limpieza de las vías nerviosas. Interrumpe las vías del dolor, así como la reducción del dolor.
  • Favorece el sistema inmunológico: La Reflexología estimula el sistema linfático reduciendo así el riesgo de infecciones. Limpia el cuerpo de toxinas e impurezas y también estimula la producción de endorfinas, lo que lleva a un sistema inmune mejorado y a una sensación de bienestar.

Reflexología en pies y manos

La Reflexoterapia se centra en las áreas reflejas, zonas espejo de los distintos órganos y partes del cuerpo localizados en las manos y los pies que, cuando se activa mediante técnicas de Reflexología específicas, tienen efectos directos en el órgano correspondiente o área del cuerpo. Cada órgano, glándula o parte del cuerpo tiene zonas reflejas en las manos y los pies.

Tanto la Reflexoterapia podal como la manual crea un balance energético que activa la circulación sanguínea, proporcionando un mejor suministro de oxígeno y nutrientes a los tejidos y órganos, al tiempo que aumenta la elasticidad de la piel y actúa fortaleciendo el organismo en general.